Para algunos la solución está en el diseño arquitectónico

   Los centros comerciales hoy se piensan piezas claves en una urbe. Ray Oldenburg unió la sociología y la arquitectura en sus estudios. Se le reconoce por haber acuñado “el tercer lugar”. Después del hogar, primer lugar y el trabajo, segundo lugar. A pesar de las funciones básicas que cumplen los dos primeros, el tercer lugar tiene un fin humano. Generar cohesión social a nivel local. Por lo mismo su importancia es invaluable. A pesar de que pasamos la mayor parte del tiempo en el trabajo, sin un tercer lugar la sociedad podría entrar en crisis.

El centro comercial se concibió desde sus inicios como un tercer lugar. A la par de generar beneficios económicos, las personas encontrarían satisfechas las necesidades sociales que cumplían en un parque, un mercado o una cantina. Sin embargo no ha sido así.

Oldenburg apuntó características básicas de estos lugares. Muchos han continuado sus estudios. Sin embargo las características básicas se han mantenido:
‎- gratis o barato
– acceso a comida y bebidas, importantes pero no necesariamente.
– ‎altamente accesibles y a una distancia caminable
– ‎involucra visitantes habituales
– ‎atractivo y cómodo
– nuevos y viejos amigos se encuentran

Otra característica esencial de estos lugares es una capacidad especial. La de generar igualdad entre sus visitantes. Cualquiera puede visitarlo y permanecer. Por sus características permite que personas de todo tipo interactuen. Sin embargo el centro comercial no ha logrado ser este nodo social. El núcleo de los terceros lugares, también llamados “salas de estar públicas”, son las conversaciones con valor.

null

Un centro comercial difícilmente propicia estos eventos. El mobiliario es solamente de descanso. Los esquemas fuerzan a consumir en los locales para lograr la convivencia. Los costos de arrendamiento por metro cuadrado son altos. Un negocio con bajos precios no podría sobrevivir. Consuma y siga comprando. La diversión depende  del presupuesto.

Las salas de estar públicas habían sido provistas a alas comunidades a través de librerías, bibliotecas, iglesias, cantinas, parques, gimnasios, etc. Donde se puede puede convivir y prolongar la estadía sin gastar dinero extra. Sin embargo en un futuro éstos lugares se les pronostica una pérdida de protagonismo como terceros lugares. Esto debido a las redes sociales de cualquier tipo. Son accesibles desde el hogar. Gracias a esto cumplen con la mayoría de las características de un tercer lugar. Pero estas redes implican un doble problema para los centros comerciales.

La razón que ha sustentado a los centros comerciales es su comercio. Mismo que se ve aventajado cada vez más por las plataformas digitales. Un e-commerce ofrece mayor variedad, mejores ofertas. Las marcas están re-evaluando sus estrategias. Están abriendo menos  boutiques e incrementando su presencia en redes. Esto se traduce en menos clientes interesados en un local.

En EU ya se reportan tres años seguidos demoliendo centros comerciales, fenómeno que no parece impactar en México. Por el contrario, la estrategia ha sido un crecimiento muy importante en el número de centros comerciales.

CAMBIO de ESQUEMAS en CENTROS COMERCIALES

Los desarrolladores de  centros comerciales han optado por permitir que se impacten por el diseño arquitectónico. A través de paseos al aire libre, estanques, esquemas de mobiliario que permitan mayor cohesión y fomenten la permanencia de los visitantes.

Sin embargo cada vez se pone más en entredicho su viabilidad, tanto por las empresas minoristas como por los consumidores. La última palabra la tendrán las generaciones emergentes.
null

 

Cuarto lugar

  El cambio en los esquemas de convivencia no termina ahí. En  los últimos años el término coworking se ha ganado su lugar en nuestro vocabulario. Y no en vano. Las tecnologías permiten llevar las actividad a cualquier lugar. Cualquier actividad. Razón por la que es imaginable pensar en combinar el hang-out con el trabajo (coworking). La vivienda con el trabajo (coliving). y la vivienda con el hang-out (comingling). Estos esquemas de desarrollo de actividades generan a su vez nuevas necesidades en el habitar los edificios. Asunto que compete a los negocios y a los que definen la urbe. A estos nuevos lugares “híbridos” es a lo que se le conoce como el cuarto lugar.

¿Estamos listos como profesiones o negocios para responder a las nuevas necesidades que han surgido?

 

 

CURSO LEED: participa en los proyectos de arquitectura más importantes